piscina de agua que apareció dentro de un cráter en el volcán Kīlauea de Hawaii está creciendo y podría llegar a tener más de 200 pies de profundidad. Los científicos no saben de dónde viene el agua hirviendo que llena el cráter Halema’uma’u, pero dicen que podría relacionarse con las erupciones de 2018, cuando hubo varios colapsos en el volcán.

La piscina verde fue vista por primera vez a finales de julio, después de que un helicóptero que recogía datos sobre el volcán volara sobre el cráter. Una imagen del viaje mostraba una mancha verde en la base que parecía agua. La presencia de esto no pudo ser confirmada a partir de una sola imagen – y nunca había habido ninguna observación escrita de agua desde el interior de Halema’uma’u, así que su presencia sería «inusual», dijo en ese momento el científico emérito del Hawaii Volcano Observatory (HVO), Don Swanson.

Desde que fue visto por primera vez, los científicos con HVO han estado observando la piscina. Inicialmente, era más o menos del tamaño de una camioneta, pero el nivel del agua ha ido subiendo. «Durante el último mes, desde que el agua fue observada por primera vez, el nivel del agua ha estado subiendo constantemente, por lo que sospechamos que continuará subiendo», dijo a Newsweek Jim Kauahikaua, un geofísico de la HVO.

Halema’uma’u es un cráter activo dentro del volcán Kīlauea – el volcán más peligroso de los Estados Unidos, según la Evaluación Nacional de la Amenaza Volcánica del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) de 2018. El año pasado, hubo un evento eruptivo en Kīlauea que comenzó en mayo y sólo terminó en agosto. Durante este tiempo, más de 13 millas cuadradas de tierra fueron cubiertas por flujos de lava, con cientos de casas destruidas.

Un estudio sobre la erupción reveló más tarde que era la mayor en 200 años, con una falla estructural en el cono volcánico de Pu’u O’o que forzaba al magma a salir y a lo largo de la zona de la grieta. Esto, encontraron, actuó como un catalizador para las erupciones que siguieron.

A principios de 2018, el cráter de Halema’uma’u estaba lleno de lava. Sin embargo, a medida que la erupción en Kīlauea continuaba, ésta se fue desgastando, con eventos de colapso que tuvieron lugar hasta el 2 de agosto.

Kauahikaua dijo que aunque no están seguros de dónde proviene el agua, parece estar relacionada con la erupción de 2018. «Las pruebas hasta ahora apuntan a que el lago forma parte de una capa freática en ascenso, que posiblemente se recupere de la depresión causada por los eventos de colapso de 2018», dijo.

La piscina es extremadamente caliente, con vapor que se eleva desde la superficie del agua. «Tenemos una temperatura de alrededor de 70C (160F) usando una cámara térmica, pero eso es probablemente un mínimo debido a la absorción atmosférica de energía térmica entre el lago y la cámara», dijo Kauahikaua.

via newsweek /

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: