La peste porcina africana, un virus altamente contagioso, se ha extendido a todas las provincias de China. El país es el mayor productor de carne de cerdo del mundo y alberga a la mitad de los cerdos del planeta. En el último año se han registrado 149 focos. Según las estadísticas oficiales, se han sacrificado unos 1,2 millones de cerdos. Los informes no oficiales sugieren pérdidas mucho mayores. Rabobank, un banco holandés, calcula que para finales de año, podrían perderse hasta 200 millones de cerdos a causa de enfermedades o sacrificios, lo que provocaría un descenso del 30% en la producción de carne de cerdo.

Aunque la peste porcina africana no es perjudicial para los seres humanos, mata hasta el 90% de los cerdos. Los animales infectados dejan de comer, sufren hemorragias y mueren, a menudo en el plazo de una semana. No hay vacuna ni cura. Antes de 2007, la enfermedad se había eliminado de la mayor parte del mundo, con la excepción de África. Resurgió en Georgia a principios de 2007 y se extendió a Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Lituania. Eslovaquia informó de su primer caso en julio

¿Te ha gustado esta noticia?

Pulsa en la estrella para valorar de (0) a (5)

Puntuación media / 5. Recuento de votos: